Dios es nuestro adalid en la batalla

Dios es nuestro adalid en la batalla

Escrito el 03/05/2019
Iglesia Rey de Gloria


Lección 9

Los libros poéticos


 

Acercamiento al tema:

El Salmo 98 fue siempre usado en la historia del pueblo de Israel como un canto para celebrar las grandes victorias militares que Dios le daba a su pueblo. Era cantado cuando el ejército regresaba a Jerusalén después de una gran victoria que el Israel fiel invariablemente atribuía al hecho de que Jehová el Divino Guerrero había salido con ellos a la batalla. Por eso, el salmo es una cascada exuberante de gozo que expresa la inmensa gratitud de un corazón que ha sido salvado del poder del enemigo por medio de la intervención milagrosa, sobrenatural de la diestra todo poderosa de Dios. ¿Quién que habiendo estado a punto de morir y que haya sido rescatado poderosamente por Dios no expresaría de esta manera su gozo y gratitud?

Nuestro himno se divide en tres partes o estrofas. Cada una de estas estrofas es separada de las otras por la razón diferente de adoración y la referencia distinta de tiempo que cada una presenta. Esto es, cada estrofa contiene una razón distinta de adoración, y un tiempo diferente en el que se debe adorar.

 

 

 
 

Israel debe adorar a Dios porque lo ha salvado en el pasado. Adoremos al Señor por la gran salvación que nos ha dado en Cristo

 

 

 

 

 

Primera Estrofa [Vrs... 1-3]

Esta primera estrofa está compuesta de tres líneas poéticas que son expresadas en los vrs. 1-3, cada una en un versículo:

Vr. 1 está compuesto por tres frases poéticas:

  • La primera abre con un llamamiento a Israel a adorar al Señor con cántico nuevo. El cántico nuevo no se refiere a una creación musical nueva, sino a la actitud del corazón que debe ser renovada cada día para que corresponda alas misericordias de Dios que sí son nuevas o diferentes cada día.
  • La segunda y la tercera dan la razón de que se debe adorar a Dios. La razón es que Dios ha salvado o liberado a Israel en el pasado.

 

Vr. 2 no cita los actos de liberación en particular, pero el judío sabía a qué actos se refería y cuando leía este salmo, a su mente venían los grandes actos de salvación como son el éxodo, las grandes victorias de Josué, las ocasiones en las que Dios de manera sobrenatural libró al pueblo del ataque opresor del enemigo en el período de los Jueces y de la monarquía, y así hasta llegar al regreso del cautiverio babilónico. Israel es llamado a adorar a Dios por esto.

Vr. 3 explica el por qué Dios ha librado a Israel en el pasado. La razón su amor y  fidelidad. Israel era el pueblo de Dios. No porque fueran mejores que las demás naciones, sino porque les escogió para bendecir a los demás pueblos de la tierra. Los vrs.2-3 enfatizan el hecho de que Dios ha publicado a todas las naciones la salvación de Israel con el fin de que sean testigos de la gran salvación de Dios.

Pero hasta aquí, las naciones sólo observan los hechos de Dios en Israel. Por ello, Israel debe adorar a Dios como su salvador.

Nosotros también, como iglesia hemos sido rescatados por el amor de Dios, a través de su Hijo Jesucristo. Somos llamados a adorarlo por esa gran salivación.

 

 

Toda la tierra debe adorar a Jehová de los ejércitos porque Él es su rey en el presente. Adoremos a nuestro Señor Jesucristo porque Él es nuestro Rey en el presente

 

Segunda Estrofa  [Vrs.4-6]

 

  • La alabanza se vuelve más fuerte en los siguientes tres versos que forman la segunda estrofa. Ahora ya no es sólo Israel el llamado a adorar a Dios. El llamamiento ahora se extiende a toda la tierra. Toda la tierra debe reconocer que sólo Jehová reina porque Él es el Creador de todo cuanto existe. Toda la tierra debe hacer a Jehová su rey.

 

  • Se trata de una estrofa bastante ruidosa. Todo tipo de instrumentos es mencionado. Alabanza sobre alabanza a Jehová el Rey de toda la tierra. El objeto de la adoración y alabanza es Dios, y la razón en esta estrofa es que sólo Él es Rey.

 

  • La estrofa se convierte en un llamamiento evangelístico a todo el mundo. Todo el mundo debe saber que sólo Jehová reina, y que si sólo Él reina, entonces al mundo le conviene reconocerlo y adorarlo como su rey. Nos movimos adorar a Dios como Salvador Israel adorarlo como Rey de toda la tierra. Ahora, ¿qué sigue?

 

 

Toda la creación debe adorar a Jehová de los ejércitos porque en el futuro Él juzgará el universo con su poder. Adoremos a nuestro Señor Jesucristo que regresará a la tierra como el Juez justo que juzgará a los vivos y a los muertos.

 

 

Tercera Estrofa  [vrs.7-9]

 

  • Es difícil entender cómo la adoración en esta tercera estrofa se vuelve aún más fuerte, porque no sólo Israel y la tierra adoran a Dios, sino que todo el universo. El llamamiento va más allá de la gente e incorpora a toda la creación. Todo ser humano, y toda cosa creada adoraran a Dios.

 

  • De acuerdo con Romanos 8, toda la creación aguarda y gime por el juicio venidero, ya que el juicio traerá redención a la creación. Romanos 8 explica que cuando Adán y Eva cayeron de la gracia en el Edén, toda la creación cayó con ellos en maldición. Por tanto, la creación entera y nosotros esperamos la redención de esa maldición cuando el Señor Jesús regrese a la tierra como Juez.

 

Dios es adorado como Salvador, como Rey y como Juez. Lo asombroso es ver como estos tres atributos de Dios son conectados con el gran tema de Dios como el guerrero que se compromete a proteger su pueblo. Aquí en el Salmo 98, Dios se revela como guerrero al salvar a su pueblo de sus enemigos por el poder de su diestra y su santo brazo. Como guerrero al juzgar al malvado. Y como guerrero que al alcanzar la victoria es afirmado como el Rey de toda la tierra (Apocalipsis 19:11-21).

 

Conclusión Aplicación.