El Señor esta cerca

El Señor esta cerca

Escrito el 26/05/2020
Pastor César Jimenez


Texto Base: (Apocalipsis 1:3-8)

Proposición Temática: La mejor manera de esperar al Señor, es permanecer atentos a su llegada; leyendo, escuchando y obedeciendo su Palabra. Haciendo esto estaremos preparados para cuando el regrese por nosotros.

“De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca” (Mt. 24:32)

El Señor habló a Juan acerca de las cosas que han de suceder pronto, y le pide que lo escriba a la iglesia, porque estas cosas son verdaderamente significativas; las cosas son los hechos que constituyen la acción redentora y permanente de Dios a favor de su pueblo y contra el mal. Porque en l voluntad de Dios deben suceder en  la "oportunidad de Dios". Es decir, el tiempo de Dios, todo a su debido tiempo, ni más ni menos. Pero, Dios cumplirá sus promesas que dejó a la iglesia.

Esta es la razón por la que la iglesia es bendecida por medio de el saludo del Dios Trino, extendiéndole su mano de gracia y paz, en toda su plenitud, poder y dignidad mostrado a la iglesia.

La iglesia compuesta por ese cuerpo de reyes y sacerdotes a servicio del Rey de reyes y Señor de señores. Pero esta entidad ministerial aquí sobre la tierra es bendecida por el Señor y envuelta en su corazón mediante dos momentos de la historia de la redención; La bienaventuranza de servirle y la bendición de esperar a que regrese glorioso por nosotros.

El Tiempo Está Cerca

Este mensaje del Señor Jesús nos da la razón por la que debemos estar atentos a los tiempos de Dios, en la “oportunidad de Dios”, en el debido tiempo porque todo tiene su tiempo debajo del sol, de acuerdo con como Dios lo ha establecido y conocido.

  • El tiempo: No se refiere al (Kronos) no es el tiempo del reloj, del calendario o de las agendas del mundo. Se refiere al (Kairos) sucesos, eventos, épocas y eras dentro de la historia de la redención final del creyente, Cristo vendrá cuando se cumpla el momento en que Dios decida levantar a la iglesia. Jesús les respondió a los discípulos “De la higuera aprended la parábola…” Necesitamos estar atentos orando, observando y considerando que los tiempos son difíciles, entonces debemos examinar como el que observa la rama de la higuera, la rama enternecida y a punto de dar fruto, entonces vendrá el Señor a recoger la cosecha final y a separar el trigo de la cizaña.
  • El regreso de Jesús siempre ha sido y será la esperanza de la iglesia por todas las generaciones hasta que Cristo vuelva, el volverá porque no se ha olvidado de ese cuerpo de reyes y sacerdotes a su servicio.
  • Con respecto al tiempo, la noche es avanzada, es tiempo de velar y estar listos; “Estén ceñidos vuestros lomos, y vuestras lámparas encendidas; y vosotros sed semejantes a hombres que aguardan a que su señor regrese de las bodas, para que cuando llegue y llame, le abran en seguida. Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando” No importa que venga a la segunda o a la tercera vigilia, él vendrá. Esa fue y ha sido y será la predicación de la iglesia hasta que su Señor vuelva por nosotros. Ese evento es algo que debemos creer por fe, no hay otra manera.

La Bienaventuranza De La Iglesia

  1. “Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas” Aquí encontramos una triple bienaventuranza, la Revelación de Jesucristo” comienza con bienaventuranzas y concluye de la misma manera y así es casi a lo largo de todo el libro.
  2. “Bienaventurado el que lee” : Los escritos que componen la Escritura eran costosos, quizá por esa razón, cada iglesia o congregación contaba con un ejemplar que debía ser leído por un hombre llamado por Dios para la enseñanza y la predicación de la Palabra de Dios era parte de esta triple bendición al leer a toda la congregación, así debía ser leído el apocalipsis de Juan.
  3. “y los que oyen las palabras de esta profecía” : Oír las palabras y mandamientos del Señor es parte de la vida de la iglesia.
  4. “y guardan las cosas en ella escritas” : Guardar la palabra del Señor en el corazón y obedecerla es la norma de fe a lo largo de la Escritura.

“Así serán bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida”