La esperanza viva

La esperanza viva

Escrito el 25/03/2020
Pastor César Jiménez


Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables; 9no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición. (1ª. Pe.2:8,9)

Lectura del día: (1ª. Pe. 1-8)

Amados hermanos en Cristo, que la Gracia y paz de nuestro Señor Jesucristo sean multiplicadas a ustedes en estos días. Este pasaje nos permite contemplar una hermosa expresión pastoral a los cristianos en el tiempo de las pruebas y las  dificultades de este mundo. “Gracia y paz os sean multiplicadas.”. Como todo un obispo de la iglesia, el apóstol Pedro nos recuerda que el propósito de las pruebas en nuestra vida es ver el poder de Dios obrando en nosotros. Para esto, como pastor de la iglesia les recuerdo que nuestra vida depende de Dios y solo de él. Como sus hijos vivamos cada día en la esperanza viva en Cristo.

Nuestra confianza descansa en la gran Misericordia de Dios que nos hizo renacer a una esperanza viva El apóstol Pedro nos recuerda que gracias a las misericordias del Señor ya poseemos  una herencia celestial, y que hemos renacido para una esperanza viva (1:3-5)

Pedro afirma lo que somos en Cristo. Somos el  pueblo escogido, la nación santa, y hemos sido adquiridos por Cristo. Esto esta es la razón por la que debemos transmitir este el mensaje a toda la comunidad de creyentes y a los que necesitan esperanza.

En este primer capítulo habla de la fe, la esperanza, el poder de Dios y el sufrimiento temporal en este mundo, esto debido a que los cristianos de la dispersión, y nosotros mismos necesitamos ser alentados para seguir adelante en su lucha contra las hostilidades del mundo dirigidas por Satanás. Su fe debe seguir viva, esperando su redención, la manifestación gloriosa de Jesucristo y la herencia prometida en los cielos por Jesús.

La Bendición De Los Cristianos En Medio De Las Luchas Y Las Persecuciones. (Vrs. 3-5)

 

La bendición de los cristianos en medio de las luchas y dificultades radica en una esperanza viva, y bien fundada en Cristo. Recordemos en cada momento el propósito y el poder de Dios actuando en nosotros. Necesitamos vivir el presente y el futuro con valor y fe, porque nuestra  salvación será perfeccionada por las misericordias de Dios: 

 

  • “Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo”. El sacrificio de Cristo es la fuente última de nuestra regeneración; y por medio de su resurrección garantiza nuestra bienaventuranza futura (Mt. 5:10-12), mientras tanto nos guarda seguros a través de los peligros de esta vida presente. Es decir, el Espíritu que levantó de los muertos a Jesús, vivificará nuestros cuerpos mortales (Ro. 8:11)
  • “…nos hizo renacer para una esperanza viva” Aquí se refiere al nuevo nacimiento y renacer se traduce con el mismo verbo griego que en el versículo 23, donde significa “siendo renacidos”. “La esperanza viva” viene de la palabra griega (elpis) que significa una esperanza favorable, confiada y objetiva.
  • “para una herencia” A los cristianos como hijos de Dios, siendo coherederos con Cristo les esta reservada una herencia celestial:
    • “Incorruptible” Esto quiere decir que tenemos una herencia que no tiene precio, una herencia que está reservada en el cielo para los cristianos es incorruptible y no cambia porque Dios es el mismo, él nunca cambia.
    • “Incontaminada” Es decir que no tiene mancha ni mezcla de ningún tipo mundanal, es meramente celestial. Esto quiere decir que es incapaz de ser contaminada en su misma esencia. La herencia del cristiano contrasta por completo con cualquier herencia terrenal.
    • “Inmarcesible” Quiere decir que no se desvanece, no puede cambiar ni deteriorarse.

 

El propósito final de toda esta bendición es alcanzar la salvación preparada para la manifestación de Jesucristo, esto es, cuando tenga lugar la Segunda Venida de Cristo. La promesa de Dios es que los cristianos son y serán guardados por el poder supremo que opera en la soberanía de Dios.

 

AMÉN


¿Conoces a alguien que necesite saber esto? Compártelo y lleva el mensaje de salvación a otra persona


¿Te gustaría recibir más reflexiones, devocionales, predicaciones y estudios bíblicos? ¡Suscríbete a nuestro newsletter y recibe contenido virtual gratis!   

¡Quiero suscribirme!