Fundamentos bíblicos de la familia

Fundamentos bíblicos de la familia


Estudio 4

Discipulado familiar

Texto base: Gn. 1:27,28; 2:22-25; Dt. 6:6-9; Ef. 5:21-6:4


Un Acercamiento Al Tema

La familia siempre ha existido. Podemos retroceder tan lejos como nos lo permite el registro escrito de la historia humana y descubrimos que el principio de la humanidad es la institución de la familia. Adán y Eva, creación especial de Dios, son unidos en matrimonio y comisionados a fructificar y a multiplicarse; y aún antes de que existieran los suegros, ya se manda que cada pareja deje a su padre y a su madre y viva en su propia casa. En el libro de Job (escrito 400 años antes de Abraham) nos encontramos con la familia. Se trata de un esposo, una esposa, catorce hijos, luchas, alegrías, derrotas y victoria. En cada rama de la historia escrita, ya sea en el antiguo Egipto o en la milenaria China, en Europa medieval o en la América moderna, el récord demuestra que la familia ha sido invariablemente el vehículo a través del cual el ser humano ha venido a este mundo. En la familia ha nacido, allí ha sido entrenado para tomar su lugar de adulto en la sociedad, y de la familia ha salido para iniciar de nuevo el ciclo con sus propios hijos.

Cierto, la familia se ha adaptado a las diferentes razas y culturas a través de los siglos, pero invariablemente ha conservado inalterado su núcleo básico. Carl  Degler, en su libro At Odds: Women in the Family in América, cita al antropólogo George P. Murdock, quien se dedicó a estudiar la familia en quinientas culturas diferentes, y sólo encontró una cultura que había modificado el núcleo básico familiar. Se trata de Los Nayars, del sur de la India, quienes no practicaron el matrimonio, sino sólo el apareamiento indiscriminado como experiencia sexual eventual, y los hijos engendrado en esos encuentros eran criados por la madre y nunca conocían a su padre. Este pueblo se extinguió en unas cuantas generaciones, y lo que se sabe de él es por mediación del testimonio de las culturas vecinas que lo conocieron.

Es fascinante notar que en la Biblia (Sal. 68) el plan de Dios siempre fue, es y será que cada individuo nazca y crezca en el seno del núcleo básico ( papá , mamá y hermanos) de su familia. Los solteros permanecen en su casa hasta casarse. Si el esposo moría, su esposa era llevada a la casa del hermano de su esposo, o regresaba a la casa paterna, pero nadie debería estar solo.

Lo que es la familia

•  La familia es un hombre y una mujer comprometidos y unidos por el pacto de matrimonio que viven juntos con sus hijos bajo el mismo techo. Este es el núcleo esencial que constituye la base de la vida de la tribu, y por tanto, la base del pueblo o nación.

•  En Gn. 1:27-28 y 2:24 encontramos los elementos básicos de la familia:

"... varón y hembra los creó... por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y los dos serán una sola carne.... y los bendijo Dios y les dijo: fructificad y multiplicaos '

En Job (primer récord escrito de la revelación de Dios) 1:2-3 y 2:9 encontramos los mismos elementos: Un hombre y una mujer unidos en matrimonio, con diez hijos viviendo juntos.

Es muy interesante observar que de acuerdo a la mejor investigación antropológica disponible de la familia (el libro del Dr. Cari Degler), 'ta familia#<en la inmensa mayoría de las culturas de la tierra ha conservado a través de los siglos los mismos elementos tradicionales establecidos en la Palabra de Dios: esposo, esposa e hijos viviendo juntos.

La importancia de la familia

• Su importancia reside en el hecho de que la familia es el único plan de Dios para traer el hombre al mundo y darle formación.

Con base de la razón anterior, la familia es una institución insustituible. Ninguna otra opción sugerida puede sustituir la función de la familia. Los orfanatorios, los clubes comunitarios, las casas hogar, los padres o madres solteros criando a sus hijos jamás podrán sustituir a la familia y preservar la sociedad humana, toda vez que ninguna sociedad o pueblo ha sido formado sobre 1 base de alguna de estas alternativas.

En el Salmo 68:5-6 encontramos el boceto de la importancia o estrategia de la familia desde la perspectiva de Dios:

•            Dios en su expresión o comunicación esencial es familia:

"..en su santa morada (en su esencia) Dios es padre de huérfanos y defensor de viudas..."

•            Dios en esencia es restaurador de la familia:

"...en su santa morada El hace habitar en familia a los desamparados..."

Los enemigos de la familia es el desamparo o abandono, la orfandad y la viudez. Estos tres aparecen cuando la familia se desintegra. Y Dios enfoca su esencia a restaurarla. La restauración se lleva a cabo cuando el huérfano, la viuda y el desamparado regresan a casa, a su familia. Esto es, cuando la familia es reconstruida o las heridas, luxaciones y mutilaciones emocionales son reducidas, restituidas y sanadas.

El propósito de la familia

El primer propósito de la familia es criar a los hijos (Dt. 6:6-9). La Familia es el único lugar donde deben llegar los hijos. Será un lugar de calurosa bienvenida, seguro, placentero y lleno de amor. La familia ha de ser el primer lugar donde los hijos son formados en la Palabra y en los caminos del Señor por el sacerdocio fiel de los padres.

Otro propósito de la familia es forjar, ilustrar y promover el matrimonio. La familia empieza con un hombre y una mujer comprometidos con Dios y el uno con el otro por medio del pacto santo del matrimonio. El hombre asume su responsabilidad de " ser cabeza " de su hogar. La mujer se ubica en su lugar estratégico y especial de ayuda idónea y de complemento esencial de su esposo. Guiado todo el proceso por el esposo que va por delante con el ejemplo, se establece y afirma el núcleo familiar y se realiza la unión que se promueve por medio de la comunicación. Las relaciones sexuales se practican en santidad y honor como manda lTes.4:4. Y así, el matrimonio fundamentado en un pacto y fortalecido por la comunicación y la comunión, los hijos aprenden a ser esposos y esposas y padres y madres, y cuando el tiempo llega, anhelan casarse.

El tercer propósito de la familia es ilustrar y proclamar el evangelio de Jesucristo (Ef. 5:25-6:1) La familia anuncia el evangelio al mundo, cuando

  • Se practica el sometimiento mutuo (vv..21-24)
  •  Se vive el amor agape (vv. 25,28-29)
  • El matrimonio se cultiva y se fortalece cada día (vv.30-31)
  • Los hijos son obedientes en el Señor ( 6:1 )
  •  Los padres crían a sus hijos en la disciplina y en el temor del Señor (6:4)

Cuando todo esto ocurra, el mundo sabrá que Jesucristo es Dios y la única respuesta a todos los dilemas del ser humano.

Conclusión

La familia nació en el corazón de Dios, es su único plan para traer al ser humano al mundo y para criarlo y darle formación. No hay alternativas, la familia está aquí para quedarse y la visión de Dios es restaurarla y protegerla.