El proceso de restauración

El proceso de restauración


Estudio 5

Discipulado familiar

Texto base: 2ª. Co. 3:18; Fil. 3:12-14; Col. 3:16; Ro. 15:14


Acercamiento al tema

Todo el texto bíblico está cargado con el mensaje de que Dios es Dios de esperanza. El evangelio de Jesucristo es las buenas nuevas de la esperanza de Dios. En Cristo siempre nos espera un mejor mañana. En El siempre podremos ser mejores cristianos cada día. Mejores esposas y esposos. Mejores padres y madres. Mejores hijos y hermanos. La razón de que nos encontramos metidos en este estudio de la restauración de la familia es porque todavía no somos perfectos, pero necesitamos avanzar a la meta. Nuestra motivación es la misma del apóstol Pablo:

“...no que lo haya alcanzado ya o que ya sea perfecto... pero una cosa hago.... prosigo a la meta, al premio del supremo llamado de Dios en Cristo Jesús...” (Fil. 3:12).

Este avance es restauración y este proceso es la santificación del Espíritu Santo, en nuestro caso, aplicada a las relaciones internas de la familia. Debido a que la familia es el núcleo básico de la vida humana, toda restauración personal para que sea genuina tiene que darse en el contexto de la restauración de las relaciones familiares. Todo cambio genuino de vida tiene que empezar por la familia, tiene que iniciarse en la restauración de las relaciones familiares. De aquí que la restauración de la familia sea tan importante.

Lo Que Es La Restauración

(Gal. 6:1)

·       La palabra griega que Pablo usa en este pasaje y que se traduce al español como “restaurar” es “katartízis”. Esta palabra expresa el concepto de un hueso del cuerpo que estando luxado o dislocado, dolorosamente es puesto de regreso en su lugar. Restaurar es sufrir el dolor de regresar a su lugar aquello que está fuera de orden o de lugar.

·       Aplicado este concepto a la familia es regresar, en su estructura interna y externa, en sus relaciones internas y externas, en su ser interno y externo, al orden original establecido por Dios en su Palabra. El significado de esto es que la familia se somete a la justicia de Dios que es el orden original.

·       Por lo que una familia, en el proceso de restauración es una familia que conoce y entiende ese orden original, y reconoce que es el único orden de Dios, y por tanto, pone todo lo que está de su parte para irse sometiendo integralmente a él.

El Proceso De La Restauración

(2Cor. 3:18 y Fil. 3:12-14)

·       En Corintios, Pablo nos dice que la vida cristiana, la santificación es un proceso de transformación,

“...mirando la gloria de Dios somos transformados de gloria en gloria...”

Es decir, en la medida en la que vamos conociendo mejor a Dios, vamos cambiando, vamos sometiendo nuestra vida a él, y ciertamente, nuestra vida empieza por la familia.

·       En Filipenses, Pablo nos presenta la vida cristiana como una caminata en proceso, con una meta y una motivación clara y definida, pero es de todos modos una caminata en proceso en la que todavía no se es perfecta porque no se ha llegado a la meta.

·       Hay dos cosas que quedan claras en estos versículos. Existe un proceso y ese proceso por naturaleza y definición implica un avance y un constante cambio. En Corintios es un  “estamos siendo transformados”. En Filipenses  es un  “estoy prosiguiendo a la meta

·       Esto implica para nosotros que en la medida en la que Señor, por medio de su Palabra, nos vaya confrontando con luxaciones y dislocamientos en la vida de nuestra familia, debemos traer esos desórdenes a sus pies y permitirle que los restaure.

Los Elementos De La Restauración

(Col. 3:16 y Ro. 15:14)

·       En estos dos versículos Pablo usa la palabra  “noutésis”  que se traduce al español como “exhortar o amonestar”. A través de este concepto, el Espíritu nos traza el procedimiento de la restauración en cada una de las áreas de necesidad de nuestra familia.

·       Noutésis presupone que cada luxación en la vida familiar representa un problema que debe resolverse, una actitud que debe cambiarse, un pecado del que se debe arrepentir, esto es, confesar y abandonar.

·       Noutésis implica que ese cambio necesario se debe lograr a través de la enseñanza de la Palabra; a través de la confrontación verbal con los principios de la Palabra; alentando, enseñando, entrenando, corrigiendo y reprendiendo verbalmente.

·       Noutésis conlleva el propósito supremo de ayudar al que es confrontado. La necesidad debe ser confrontada con la Palabra para la gloria de Dios y para el bien del que es confrontado.

Conclusión

Hay toda esperanza para la familia. Nuestro Dios es el Dios de la esperanza. No existe problema o necesidad en la familia que Dios no pueda solucionar y satisfacer. La clave reside en la disposición que como familia tengamos para someternos a Su justicia o diseño y orden original, a fin de que nuestras luxaciones y huesos dislocados sean vueltos a su lugar original, estemos dispuestos restaurar y a ser restaurados.