Preparativos para la ultima cena

Preparativos para la ultima cena

Escrito el 16/02/2019
Iglesia Rey de Gloria


Lección 6

La jornada final del Señor Jesús

Texto Básico: Mateo 26: 1-30; 69-75


Introducción al tema:

Después de haber expuesto en parábolas distintas advertencias para esperar el día de su regreso y explicar el juicio final de las naciones, el Señor Jesús pasa a la recta final de su ministerio, dejando asentado entre sus discípulos el establecimiento del nuevo pacto, mediante la celebración de la pascua,  e inauguración de la cena del Señor. En este acto, Jesús enseña su significado, su conmemoración y su importancia para la iglesia militante. Este evento de la celebración de la Cena del Señor, tiene algunos contextos interesantes y paralelos al evento principal.

Es muy importante que podamos mantener en mente la relación que guardan estos eventos con la celebración misma y por supuesto el desenlace final en la hora de su muerte. Aquí trataremos los diferentes temas mencionados, teniendo en mente que Jesús tuvo siempre el control de la situación en cada uno de estos eventos, porque él es Dios, y al ser Dios él tiene el control de la historia, y por supuesto de la consumación de la redención del hombre, que es en sí misma el tema central de toda la historia de la escritura. 

Es interesante notar que como contexto de la celebración de la pascua, el establecimiento de la Cena del Señor y la traición de Judas, queda asentada en la Escritura la unción de Jesús en Betania, la ciudad donde Cristo tenía algunos amigos. La unción nos enseña varios aspectos importantes a desatacar.

Primero:

a) Fue en la casa de Simón el leproso, a quién se creía Jesús había sanado;

b) Fue por medio de una mujer a quien se conoce, según (Jn. 12:3) como María de Betania, quién derramo un perfume de gran precio sobre la cabeza de Jesús. (No debe confundirse este evento con el de (Lucas 7: 36-38) puesto que se trata de un personaje, y eventos distintos)

c) Este acto provocó el enojo de los discípulos pero al parecer por el contexto posterior, (en particular de Judas), quienes pensaron se podía haber repartido a los pobres el valor de tal perfume d) Por este hecho Jesús enfatizó dos cosas;

primera: los pobres siempre existirán,

segunda: esta mujer me ha ungido para la sepultura, hecho que se daría en los días posteriores.

 

Abordemos entonces los aspectos que tuvieron lugar en víspera de la crucifixión: 

El Complot Para Prender A Jesús Y La Traición De Judas

(26:1-5, 14-16; Marcos 14:1, 2, 10, 11; Lucas 22:1-6).

 

El complot de los fariseos y los principales sacerdotes:

Solamente faltaban dos días para que se celebrará la pascua, en esos momentos tuvo lugar en el primer acto de la traición a Jesús y dio lugar al plan de Satanás para acabar con el Mesías de Dios. Los sumos sacerdotes conspiraban cobarde y vilmente para prender a Jesús y matarlo. Había algo que los preocupaba, cómo detenerlo de tal manera que el pueblo no formara tumultos.

Por eso recurrieron a la astucia:

  • Se reunieron en el patio de Caifás, el sumo sacerdote en ese tiempo, quién se supone tomaba las decisiones.
  • Llevaron a cabo una junta de consejo para prenderlo mediante algún engaño
  • Pretendían matarlo
  • Tenían miedo al alboroto del pueblo en medio de la fiesta de la pascua
  • Jesús sabía todas las cosas porque él es Dios y en su omnisciencia conocía los planes del enemigo y sus aliados 
  • Advirtió a sus discípulos acerca de su arresto y crucifixión

 

La traición de Judas:

El segundo acto en la traición a Jesús, tuvo lugar en el hecho de que Judas le traicionó por la amargura de su ambición, Lucas dice: “Y entró Satanás en el corazón de Judas…”

Mateo describe de manera detallada la forma en que se fraguo esta traición:

  • Judas fue con los principales sacerdotes para preguntarles que querían dar a cambio de la entrega de Jesús.
  • Si los bien es cierto los sacerdotes aún no sabían cómo llevar a cabo su malvado plan, Judas si sabía dónde estarían los puntos de reunión privada del Señor.
  • La oferta fue lo que Judas deseaba (dinero) treinta piezas de plata.
  • Judas comenzó a buscar la oportunidad de entregar al Señor, inició una labor encubierta en medio del cuerpo de discípulos.
  • Judas fue descubierto por Jesús frente al resto de los apóstoles mientras tomaban la pascua (vr.23)
  • Judas culmino la traición en Getsemaní (26:47-50)

Judas abrió la puerta a Satanás por causa de su avaricia, hipocresía y ambición. Así fue como traicionó a su mejor amigo y a su Señor. Judas vendió la dignidad del Señor por el precio de un esclavo, se convirtió, no en un conspirador sino en un traidor.

 

Jesús Celebra La Pascua Con Sus Discípulos

(Mt. 26:17-25; Mr. 12-16; Lc. 22:7-13)

Mientras que Judas pactaba la traición contra Jesús, el mismo Señor preparo a los discípulos para la celebración de la pascua. Jesús tomó la pascua con los apóstoles adelantadamente, los hizo en jueves, puesto que el viernes que era el día en que se comía el alimento pascual, él sería crucificado, así se convertiría en el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, el Cordero inmolado.

 

Trasfondo histórico:

La pascua era una de las fiestas más solemnes del calendario hebreo, y se celebraba cada año en el mes de Nisán (mar-abr.) Con esta celebración se recordaba la salvación de los primogénitos y la salida de Egipto por la mano fuerte y poderosa de Dios.

La palabra Pascua viene del hebreo “Pesach” que significa pasar de largo o saltarse. La última noche que paso el pueblo de Israel en Egipto, fue la noche en que Dios le advirtió a faraón que morirían sus primogénitos, en virtud de que a lo largo de las nueve plagas anteriores, él se había rehusado a dejar salir de Egipto a los hijos de Israel de Egipto para que sirvieran al Señor.

 

¿Cómo Se Instituye La Pascua?

En Éxodo cap. 12 Dios le dio varias indicaciones a su pueblo, y a todo aquel que por fe creyera que Dios le salvaría de la muerte. La advertencia de la última plaga, tiene un propósito redentor para el pueblo de Dios, de manera que los israelitas debían atender con puntualidad las indicaciones de Moisés.

  • Cada familia debía tomar un cordero sin defecto para comerlo aquella noche
  • La sangre del cordero debía ser rociada en los postes y el dintel de la casa donde se iba a comer vr. 3
  • Se comería con hierbas amargas y pan sin levadura vr. 8
  • Se comería con los lomos ceñidos y los pies calzados, listos para la marcha de la redención, vr. 11
  • El ángel de la muerte pasó a la media noche y entró en todas las casas que no tenían la sangre del cordero en los dinteles de las puertas; así murieron aquel día todos los primogénitos de Egipto y se salvaron los de Israel. Vr. 12, 29
  • La pascua debería convertirse en una celebración anual por todas las generaciones de Israel vrs. 12, 25-27

La pascua hebrea es una demostración del plan eterno de Dios de redimir al hombre por medio del sacrificio de Cristo en la cruz del calvario.

Jesús instruye a los discípulos a preparar el lugar donde han de tomar la pascua con ciertas precauciones a fin de ocultar a Judas donde estarían. Jesús siempre tuvo control de la situación, pero aún no era momento de que lo aprendieran:

  • “…Id a la ciudad a cierto hombre…” quiere decir que es alguien a quien el Señor conocía perfectamente.
  • Le informa que su tiempo ha llegado, y que preste su casa para la celebración de la pascua
  • Por la noche se sentaron a la mesa para tomar la pascua conforme al ritual judío, pero aquella celebración tendría una total transformación para la historia del cristianismo.
  • Mientras comían Jesús delato al que lo había de entregar, porque metía la mano en el plato con él mismo. El Señor no fue tomado por sorpresa puesto que todo lo sabía y así los hizo saber a Judas y a los discípulos.
  • Allí anunció su arresto y muerte, pero al mismo tiempo sentenció el destino del traidor.  (vr. 24) “Bueno le fuera a ese hombre no haber nacido”.  

 

 

La Institución Y Celebración De La Cena Del Señor

 (Mateo 26:20-29; Marcos 14:22-26; Lucas 22:14-23)

 

Jesús mandó a los discípulos a preparar la pascua en un lugar especialmente dedicado para la intimidad “el aposento alto” Lc. 22:12. Solo los suyos deben participar de la comunión, por eso mientras comía con ellos la cena pascual, el Señor les reveló a los discípulos quién lo había de entregar Lc 22: 21-23

Mientras comía con sus discípulos la cena pascual, el Señor reveló como ya lo mencionamos reiteradamente, que uno de los Doce lo iba a entregar:

''Bueno le fuera a ese hombre no haber nacido."

Aunque Lucas coloca el momento en que Jesús despidió a Judas al final de la Santa Cena, Mateo y Marcos indican que el Señor lo despidió antes de instituir la celebración de su inminente muerte. Esto nos enseña que sólo Él y los suyos deben participar en la Santa Comunión.

Después de esto, Cristo instituyó el sencillo ritual que hoy es llamado unas veces ''Eucaristía" ("acción de gracias" en griego) y otras, Cena del Señor. De esta manera, manifestaba que el significado original de la Pascua adquiría una nueva dimensión y cumplía con el simbolismo profético de la liberación de los israelitas en Egipto.

La Cena del Señor es una práctica de la fe cristiana. De ella desprenden algunos conceptos de profundo significado:

  • Redenci6n y expiación. Las palabras: "Nuevo pacto en mi sangre'', "Mi cuerpo, que por vosotros es dado", ''Mi sangre  que por muchos es derramada para remisión de pecado",  señalan claramente, el carácter expiatorio de la muerte de Jesús (véanse Éxodo 24:6-8; Levítico 2, 9, 16, Estas palabras parecen un eco de Isaías 53:12: "Derramó su vida hasta la muerte." "El herido fue por nuestras,  rebeliones, molido por nuestros pecados" (Isaías 53:5).
  • El nuevo pacto. "Es mi sangre del nuevo pacto." El antiguo pacto había provisto un sistema de sacrificios que eran solamente "sombras"; símbolos proféticos del verdadero sacrificio. La sangre de sacrificios no había podido quitar los pecados (Hebreos 10:4), de manera que Dios había prometido hacer un nuevo pacto con su pueblo Jeremías (31:31-34). Pondría sus leyes en el corazón y la mente ellos, y nunca más se acordaría de sus pecados y transgresiones. En una sola ofrenda, Jesús hizo perfectos para siempre a los santificados, (Hebreos 10:14). La expresión "mi sangre del nuevo pacto" alude a lo que ocurrió cuando fue inaugurado el antiguo pacto del Sinaí, sellado con la sangre de los animales sacrificados (Éxodo 24:4-8). De igual manera, la sangre de Cristo sella el nuevo pacto entre Dios y los hombres.
  • La comunión con Cristo. Dentro del nuevo pacto profetizado La consumación 251 Jeremías se hallaba la promesa de la comunión del creyente con Dios." La Ultima Cena proporcionó la oportunidad necesaria para que el Señor tuviera comunión íntima con los suyos. En aquellos tiempos, comer juntos era ocasión de comunión, de celebración de libertad (Apocalipsis 3:20). En el presente, la Santa Cena nos proporciona la oportunidad de tener comunión con nuestro Salvador. Él es el Anfitrión Invisible del banquete, y nosotros los huéspedes. Al mismo tiempo, es el Cordero pascual (1 Corintios 5:7)
  • La unión de los creyentes con Cristo. Participar en los símbolos del cuerpo y la sangre del Señor simboliza permanecer en Él (Juan 6:56). La Versión Popular traduce 1 Corintios 10:16 de esta forma: "Cuando bebemos de la copa... cuando comemos del pan, nos hacemos uno con Cristo.  “Participamos espiritualmente de Él de manera que moramos en Él, y Él en nosotros (véase Gálatas 2:20).
  • La conmemoración. Jesús dijo:

"Haced esto en memoria de mí."

interesante observar que el Señor no dijo: ''Recuerden mis hermosas enseñanzas" o "Acuérdense de mis obras portentosas", sino: ''Recuerden mi muerte". Esto nos enseña que el aspecto más importe de su misión fue su muerte, en la cual dio "su vida en rescate por muchos".

  • La esperanza. Aunque la Santa Cena mira retrospectivamente a la cruz, también mira anticipadamente al regreso del Señor.

''Todas las veces que comiereis de este pan y bebiereis de esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga" (1 Corintios 11:26).

Cristo indicó así que la Santa Cena era un anticipo del banquete mesiánico del cielo, donde bebería nuevamente de aquella copa con los suyos (Mateo 26:29). Este banquete simboliza la comunión perfecta con el Salvador.

Conclusión