Avance de la misión entre los gentiles

Avance de la misión entre los gentiles



Lección 11

Hechos

Texto base: Hechos 9:32 - 11:18


 

Un Acercamiento a la Lección:

 

  • ¡Qué difícil es para el ser humano ver la vida desde la perspectiva de Dios! Aún para aquéllos que nos hemos reconciliado con él por medio de su Hijo Jesucristo. ¿Por qué seremos tan duros y resistentes a Dios cuando él todo lo que busca en nosotros es bendecirnos y hacernos bien? En nuestro pasaje todavía tenemos a la iglesia judía, que es la iglesia cristiana porque se ha rendido a Cristo pero con mucha lentitud y dificultades para entender el plan eterno de Dios. Aquí la tenemos siendo obediente a la gran comisión de su "Señor, pero a regañadientes, y con muchas dudas. Aquí está Pedro literalmente siendo obligado por el Señor a predicarles a los gentiles, con  titubeos y dudas: ¿es el plan de Dios salvar a los gentiles? ¿Ama Dios a todos, o sólo a nosotros? También tenemos a los judíos cristianos en Jerusalén que oyeron de la gira de Pedro, y esperaban ansiosamente su regreso a Jerusalén  para reprenderlo para siempre por haber osado cometer la abominación de mezclarse con los gentiles para predicarles el evangelio. Pero lo que es todavía más sorprendente es que esta actitud absurda se sostiene de cara a las grandes manifestaciones del poder de Dios que confirman más allá de la duda que el plan redentor de Dios es para todos los seres humanos sobre la tierra.

 

  • Hay dos elementos en nuestro pasaje que necesitamos enfocar por medio de esta lección, porque es el objetivo de  Lucas exponernos a ellos para que entendamos mejor a Dios, la naturaleza de su iglesia, y de cada uno de sus miembros que somos nosotros. Por un  lado tenemos la manifestación gloriosa del plan eterno de Dios para el hombre, expresado en el evangelio de su hijo Jesucristo; y por el otro lado tenemos la actitud titubeante de la  iglesia que es la única comisionada para anunciar este evangelio al mundo. Sin embargó, cuando la iglesia obedece, Dios hace grandes cosas. De aquí la necesidad de que la iglesia obedezca. Para que la iglesia obedezca necesita el toque renovador y permanente de Dios. La historia prueba que cuándo la iglesia descuida su renovación permanente, se olvida simultáneamente de su misión al mundo.

 

  • Estos dos elementos quedan claramente ilustrados en la gira que Pedro realiza por la costa del Mediterráneo visitando la iglesia que se había establecido en las comunidades judías de esta región. Los eventos registrados en nuestro pasaje son de una importancia extraordinaria en la historia de la misión de la iglesia porque representan su titubeo prejuiciado y discriminativo ante la demanda divina de vencerlo, y el triunfo final glorioso del plan de Dios. Cuando finalmente el liderazgo de la iglesia judía admite que la iglesia no es judía sino de Cristo, y que el evangelio es el plan de Dios para todos. Pablo regresa de Tarso a Antioquía e inicia su primer viaje misionero que lleva el evangelio hasta lo último de la tierra.

 

Bosquejo de la Lección

 

El Plan Eterno de Dios para el Hombre, Manifestado en su Evangelio.

 

Pedro en Lida:

Jesucristo sana (Hech. 9:32-35).

La sanidad del cuerpo es una provisión de la gracia de Dios por medio del sacrificio de Cristo, que Dios usa de manera soberana en el contexto de la predicación del evangelio como señal de que sólo en Cristo hay perdón, y salvación integral. En este pasaje de Hechos,  la sanidad,  siempre redunda en la salvación de muchos (9:35)

 

 

Pedro en Jope:

Jesucristo tiene las llaves de la muerte y del Hades (9:36-43).

Mientras Pedro estaba en Lida, en Jope una mujer cristiana- judía de nombre arameo Tabita que traducido al griego era Dorcas  (gacela),  con un inmenso testimonio y ministerio en la comunidad, enfermó gravemente, y murió. Los hermanos de la iglesia en Jope saben que Pedro está a unos cuantos kilómetros de allí, y mandan llamarlo porque creen que Dios puede usarlo para resucitar a Tabita. Ciertamente la proclamación del evangelio posee tal provisión:

" Yendo predicad: el reino de los cielos se ha acercado. Sanad enfermos, limpiad leprosos, y resucitad muertos... “(Mt. 10:7-8).

La resurrección de los muertos en el contexto de la predicación del evangelio posee ciertas características que siempre debemos observar para no ser engañados por falsas resurrecciones:

 

  • Siempre la persona que resucita es alguien de quien su familia, o la  comunidad dependen de una forma muy significativa. Tal es el caso del hijo de la viuda de Sarepta, el hijo de la viuda de Naín, lázaro, el joven Eutico de Troas, y por supuesto Tabita, de quién la comunidad de viudas y mujeres necesitadas en Jope dependían notablemente.
  • La resurrección  se realiza como una señal, que trae honra y gloria a Dios y no  al resucitado ni a la persona por quién se realiza el milagro. En el  caso de Tabita, su resurrección motivo a muchos residentes de Jope a recibir a Cristo.
  • Nunca la resurrección se realiza por el  bien de la persona muerta como una segunda oportunidad, sino siempre por el bien de la comunidad viva, y de la causa de Dios entre los vivos.
  • Jamás una persona es resucitada con el fin de que regrese a predicar y dar testimonio de lo que vio y experimentó estando muerta. El desafío del evangelio es confiar en Cristo y en la vida que nos ofrece por la fe, y no por el testimonio de alguien que estuvo muerto y resucitó. Observemos los casos bíblicos y veremos que la persona que resucita es un testimonio viviente de lo que Dios puede hacer para todos aquellos que presencian el milagro, pero no es resucitada para que escriba un libro sobre su experiencia mientras estuvo muerta, ni para que vaya de lugar en lugar dando testimonio sobre lo que experimentó.

 

 

Pedro en Cesarea:

Jesucristo salva al hombre restaurándolo integralmente (10:1-48).

Dios había venido preparando a Pedro el judío para este momento con Cornelio. Lida y Jope  fueron situaciones, más fáciles porque eran comunidades judías en las cuales ya había algunos gentiles prosélitos pero seguían siendo predominantemente judías. El caso de Cesarea representaba para Pedro un completo giro hacia el mundo gentil porque Cornelio y toda su familia eran gentiles.

 

La preparación para este momento fue sobrenatural. Dios convenció a Pedro a través de una visión de que el tiempo había llegado para llevar el evangelio a los gentiles. Pedro se resistió al principio pero luego obedeció y fue a Cesarea como el Espíritu le mandó. Cornelio también fue preparado a través de una visión para que enviara por Pedro.

 

La predicación de Pedro fue sencilla, pero los resultados sobrenaturales. La predicación: Jesucristo es la solución de Dios para todo el mundo. Vino a este mundo, murió crucificado pero resucito al tercer día y ascendió a los cielos, y nosotros somos, testigos. Pero antes de partir nos mandó a predicar que sólo en él hay salvación y perdón de pecados. Los Resultados: la multitud creyó en Jesús como el Señor y Salvador, y el Espíritu Santo descendió sobre todos ellos así como sobre los judíos en Jerusalén el día de Pentecostés.

 

 

Pedro en Jerusalén:

Jesucristo por medio de su sacrificio derribó la pared intermedia de separación, de todas las tribus, pueblos, lenguas, y naciones formó su iglesia como su cuerpo que lleva su evangelio a toda la tierra (11:1-18).

Cuando Pedro volvió a Jerusalén, los judíos cristianos lo estaban esperando para que les explicara por qué había ido a los gentiles. La explicación de Pedro fue que el Espíritu Santo le había ordenado ir. La prueba de que Dios lo había mandado era que los gentiles habían recibido el bautismo con el Espíritu de la misma manera que ellos.

Entonces los judíos aceptaron que el evangelio era también para los gentiles (11:2).

 

Conclusión: