Un vistazo panorámico a la epístola

Un vistazo panorámico a la epístola

Escrito el 05/06/2019
Iglesia Rey de Gloria


Lección 1 

Epístola a los Romanos 


 

Un Acercamiento A Esta Primera Lección:

Con este curso iniciamos el estudio de las Cartas del apóstol Pablo. Como bien sabemos, Pablo escribió entre trece y catorce epístolas; dependiendo el numero de que él sea, o no, el autor de Hebreos. De cualquier manera, todo estudio de las cartas de Pablo debe empezar por romanos. Si bien es cierto que Romanos no es cronológicamente la primera carta de Pablo, también lo es que por tratarse de la exposición más sistemática, fundamental y completa del evangelio por medio de la doctrina de la salvación, constituye el fundamento sobre el que se construye toda la demás doctrina neotestamentaria. Cuando la iglesia cristiana organizó el Canon del Nuevo Testamento, no se equivocó al poner a Romanos como la primera de las epístolas y la llave de entrada a los inmensos tesoros doctrinales del resto del Nuevo Testamento.

Nosotros iniciamos el estudio de Romanos conscientes de que se trata de la Palabra de Dios que es fundamento y punto de partida de nuestra experiencia cristiana, así como base del resto de nuestro estudio del Nuevo Testamento. 

 

 

 

El Bosquejo Sugerido Para Esta Lección:

 

ROMANOS EN EL CONTEXTO PARTICULAR PAULINO, Y GENERAL DEL NUEVO TESTAMENTO



 

Como se puede ver, en el mero corazón del Nuevo Testamento, brilla intensamente esta carta. Su singularidad reside en el hecho de que presenta el evangelio desde sus fundamentos y hasta sus últimos efectos en la vida de aquel que lo recibe. La forma de presentarlo es tan sencilla, clara y completa que elimina del camino cualquier duda que pudiera existir respecto al evangelio. Cuando analizamos el contenido de Romanos en el contexto de todo el Nuevo Testamento, no nos queda más que reconocer que la mano de Dios estaba en el proyecto, fue designio de Dios que una carta como ésta se escribiera para explicar el evangelio de esta manera. Pablo fue el hombre escogido para realizar esta tarea, y la carta fue Romanos. La iglesia de Cristo sólo se concretó a dar testimonio de la obra del Espíritu Santo en la carta, asignándole el rango de primera entre sus epístolas.

 

 

El Trasfondo Histórico De Romanos

 

1. La fundación de la iglesia en Roma.

Muy contrario a la opinión basada en la tradición que asocia a Pablo con Pedro con la fundación de la iglesia en Roma, la historia deja claro que ninguno de los dos apóstoles tuvo directamente que ver con la iniciación de la obra en la capital del imperio. Lo más seguro es que el evangelio fue traído a Roma por los judíos y prosélitos devotos romanos que asistieron a la celebración de Pentecostés en Jerusalén el día del gran derramamiento del Espíritu Santo (hechos 2:10). Desde el año 150 a.C. cuando la dinastía Hasmonea establece relaciones diplomáticas con Roma, una comunidad significativa de judíos se ubicó en esa ciudad capital. Resulta entonces que cuando un grupo de judíos y prosélitos viajan de Roma a Jerusalén a la celebración de la fiesta de pentecostés de aquel año memorable, al ser impactados por el derramamiento del Espíritu y la predicación de Pedro, se convierten a Cristo, y regresan a Roma, a la comunidad judía con el evangelio.

Muchos se convierten, pero la mayoría rechaza a Cristo, y la comunidad judía de Roma se divide y empieza a vivir un período de crisis caracterizado por escándalos, motines y pleitos públicos que llaman la atención de la sociedad romana. Como resultado, el emperador Claudio decide en el año 43 d.C. expulsar de Roma a toda la comunidad judía. Entre ellos salen Aquila y Priscila que se encuentran con Pablo en Corinto (hechos 15:2). Suetono, historiador romano que escribió la biografía de Claudio setenta años después de su muerte, dice que éste expulsó a los judíos de Roma por causa de los amotinamientos que entre ellos ocasionaba "Crestus". Bien se sabe que esa era una forma común equivocada en que los gentiles pronunciaban el nombre "Cristus". Por este dato histórico, y por la referencia que Lucas hace en hechos 13:2, sabemos que ya en el año 49 d.C. había en Roma un buen grupo de judíos cristianos. Para el invierno del 56-57, cuando Pablo escribe, al grupo de cristianos judíos se le había agregado un grupo mayor de cristianos gentiles (Romanos 9-11, 16)

 

 

 

2. El autor humano: lugar y fecha.

En la historia de la transmisión de esta carta, nunca se ha dudado que el apóstol Pablo sea su autor humano, ya que su estilo literario, su forma particular de entender y explicar el evangelio, y varios datos biográficos quedaron claramente impresos en el documento. Pablo se convierte a Cristo entre los años 33 al 35 d.C. Inicia su primer viaje misionero en el año 47, y es ejecutado en Roma en el invierno del 66 ó 67. Lo anterior establece por fuerza que después de su conversión, Pablo dedica por lo menos diez años a su preparación espiritual en el desierto de Arabia (Gálatas 1:17) para un ministerio intensísimo de veinte años. Período en el que predica el evangelio y establece la iglesia en Asia, Galacia, Macedonia, Acaya y España. Planta iglesia y desarrolla liderazgo idóneo en cuyas manos deja la obra. Escribe catorce epístolas y muere sintiendo que aún no había logrado plenamente sus metas. Los años 47 al 57 los dedica apasionada e intensamente a la evangelización del territorio alrededor del Mar Egeo. A lo largo de los principales caminos, y en las ciudades estratégicas predica el evangelio y planta iglesias.

Corre el año 56. Su tercer viaje misionero está concluyendo, y con él, la primera parte de su plan misionero. Las iglesias crecen y se fortalecen bajo un liderazgo maduro y capaz.

Es el invierno del 56-57 en Corinto, en la casa de Gayo, y Pablo empieza a concretar la segunda parte de su plan misionero que ha estado en su mente y corazón por muchos años: Llevar el evangelio al extremo occidental del imperio, España. Pero un viaje a España le daría la oportunidad de pasar por Roma, un sueño dorado. Visitar Roma significaba poder compartir la revelación de Dios con esa iglesia, y también saludar a tantos amigos entrañables que había conocido en Asia y que ahora residían en la capital del imperio. Es así como en el invierno del 5G-57 Pablo empieza a dictar su carta a su secretario Tercio.

 

 

3. El propósito con el que Pablo escribe.

A la luz de las circunstancias mencionadas queda claramente visible que el propósito de Pablo al escribir es triple:

  • Avisar a los hermanos en Roma de su pronta visita.
  • Informar a los hermanos de los objetivos generales de su visita
    1. Comunicarles la revelación de Dios a fin de que sean confirmados en la gracia
    2. Hacerlos partícipes de su plan misionero a España
  • Preparar a la iglesia para su ministerio didáctico entre ellos. La carga de Pablo por la iglesia en Roma era la madurez en Cristo. Se trataba de una iglesia de más de quince años de edad que necesitaba avanzar a la plenitud de la vida en Cristo. Pero debido a que él no la había fundado, necesitaba establecer el fundamento, y asegurarse que los Romanos estaban firmes sobre tal base. Para ellos era necesario echar los fundamentos del evangelio. Si el ministerio de Pablo en Roma iba a ser útil, debía levantarse sobre los presupuestos del evangelio de Jesucristo. No existe otro camino si como iglesia hemos de crecer, madurar y convertirnos en el instrumento poderoso que Dios necesita tener en esta parte de la ciudad, tenemos que empezar por entender y vivir el evangelio de nuestros fundamentos.

 

El Contenido Y Tema De Romanos

Mientras los evangelios presentan las palabras y obras del Señor Jesús. Romanos explora el significado de su muerte expiatoria. Utilizando el método de pregunta-respuesta, Pablo nos bendice con la presentación más sistemática de doctrina en la Biblia. Primero presenta sistemáticamente la doctrina de la Salvación, y luego la vivencia diaria de esa doctrina. Y es que el evangelio no es sólo un conjunto de hechos históricos que se deben creer, es también una vida de justicia que se debe vivir. Por eso el tema de la epístola es "El justo por la fe vivirá"

 

La Estructura Básica De Romanos

 

1.  La Revelación De La Justicia De Dios (I: I -8:39)

  1. Condenación: la necesidad de la justicia de Dios (1:1 -3:20)
  2. Justificación: la imputación de la justicia de Dios (3:2 1-5:2 1)
  3. Santificación: demostración de la justicia de Dios (6: I -3:39)

 

2. La Vindicación De La Justicia De Dios (9:1-11:36)

  1. El pasado de Israel: la elección (9:1 -29)
  2. El presente de Israel: rechazo (9:30-1 0:2 I)
  3. El futuro de Israel: restauración (11:1-11 :36)

 

3. La Aplicación De La Justicia De Dios

  1. La justicia de Dios demostrada en los deberes cristianos (12:1-13:14)
  2. La justicia de Dios demostrada en las libertades cristianas (14:1-15:13)

 

 

El Bosquejo De La Epístola Basado En Su Estructura General

 

1. La Revelación de la Justicia de Dios (1:1-8:39).

El Tema del mensaje a los Romanos [1:1-17].

  1. Condenación: La necesidad de la justicia de Dios [1: 18-3:20 ] :
    • La culpa de los gentiles [1:18-32],
    • La culpa de Israel [2:1-3:8],
    • La culpa de todos [3:9-20].
  1. Justificación: La imputación de la justicia de Dios [3:21-5:21]:
    • Descripción e ilustración de la justicia [3:21-4:25].
    • Los beneficios de la justicia [5:1-21].
  1. Santificación: La demostración de la justicia de Dios [6:1-8:39]:
    • La santificación y el pecado [6:1-23].
    • La santificación y la ley [7:1-25],
    • La santificación y el Espíritu [8:1-39].

 

2. La Vindicación [defensa] de la justicia de Dios (9:1-11:36)

  1. El pasado de Israel: la elección de Dios [9:1-29].
  2. El presente de Israel: Israel rechaza a Dios [9:30-10:21].
  3. El futuro de Israel: la restauración que Dios llevara a cabo [11:1-36].

 

3. La Aplicación de la Justicia de Dios (12:1-16:27).

  1. La justicia de Dios demostrada por medio de los deberes cristianos (hacia Dios, sociedad, estado, prójimo) [12:1-13:14].
  2. La justicia de Dios demostrada por medio de las libertades cristianas [14:1-15:13].
  3. La justicia de Dios demostrada por el propósito con el que Pablo escribe esta carta a los romanos [15: 14-16:27]

 

CONCLUSIÓN