José y la prosperidad

José y la prosperidad

Escrito el 15/03/2019
Iglesia Rey de Gloria


“Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo egipcio” (Gn. 39: 2)

Lección 11

Génesis

Texto base: Génesis 37


     En el estudio de la vida de Jacob enfatizamos la fidelidad de Dios a pesar de los errores humanos. Dios cumplió la promesa hecha a Abraham al bendecir a Jacob haciéndolo padre de las doce tribus de Israel y bendecirlo nuevamente en Peniel. Después de eso Jacob regreso a Bet- el para levantar un altar al Señor, fue allí donde Dios le ratificó las promesas del pacto; le reitera su nuevo nombre y le promete crecer y multiplicarse (Gn. 35: 10,11). Ahí le nació Benjamín y sepultó a Raquel. A partir del capítulo 37 estudiaremos la vida de José el último de los patriarcas. A diferencia de las narraciones relativas a los otros patriarcas, la historia de José y sus hermanos forma un relato continuo desde el principio hasta el fin. A medida que avanza la narración, José se va perfilando cada vez más como un modelo de sabiduría, tanto por su capacidad para interpretar el significado de los sueños (Gn 40:1—41:36) como para ejercer las funciones de gobernante (41:37-57).

     “Jacob habitó en la tierra donde había vivido su padre, en la tierra de Canaán” (Gn. 37:1) Esta frase y la frase paralela de Gn 47:27 (Habitó Israel en la tierra de Egipto), indican que la historia de José sirve como lazo de unión entre la historia de los patriarcas y los relatos del Éxodo. De hecho, la opresión de los israelitas en Egipto comenzó con la ascensión al trono de un faraón que no conocía a José (Ex 1.8).

     Los restantes capítulos de Génesis nos hablan de la vida de José, el primer hijo nacido de Raquel la esposa amada de Jacob (Gn. 30: 24) .La vida de José es una de las historias más amadas del antiguo testamento, en particular este capítulo 37 es el comienzo de un hombre preservado por Dios para la redención de su padre y sus hermanos nos habla de su similitud con la vida de Cristo.  Hubo tres factores por los cuales José había atraído sobre sí la ira y el rencor de sus diez medios hermanos:

·       Porque había informado a su padre la mala fama de sus hermanos ( 37: 2)

·       Porque había llegado a ser el hijo favorito de Jacob. Para mostrar ese afecto, Jacob le hizo una túnica de colores ( 37: 3)

·       A causa de los sueños que Dios le daba a José

1.-La preferencia de Jacob por José          

     Al ser José el primogénito de la mujer favorita de Jacob (Raquel) se convirtió en el hijo favorito de Israel. Al parecer este favoritismo fue un grave error, pues estropeó los planes de Dios para hacer de esta familia una nación grande y poderosa. “Israel amaba a José más que a todos sus hijos, porque lo había tenido en su vejez; y le hizo una túnica de diversos colores” (vr. 3) La traducción de diversos colores según el lenguaje semítico, podría referirse a una túnica con franjas, ornamentada como la usada por la realeza.

·       José tenía 17  años y era pastor de las ovejas junto con los hijos de las siervas

·       José informaba a su padre de todas las cosas que hacían sus hermanos.

·       Jacob le hizo una túnica especial; (ketonet pssin) es la palabra hebrea que describe la túnica como una ropa decorosa con ornamentos de oro

 

2.- Los sueños de José y la separación de sus hermanos. (5-11)

     José se complacía en contar sus sueños a sus hermanos quienes se enardecían por lo que estos sueños sugerían  y no daban crédito a lo que Dios les quería decir a través de los mismos. Al ver sus hermanos que su padre le favorecía “no le podían hablar pacíficamente” lo cual significa que ni siquiera lo saludaban.

·       El primer sueño: el sueño de los manojos, era una escena de la cosecha en la que su manojo se levantaba y los de sus hermanos se inclinaban al de él. Este era un sueño desechado porque implicaba que José reinaría sobre ellos.

·       El segundo sueño: el sol, la luna y las estrellas. Se refería a cuerpos del firmamento, Jacob le reprendió por el sueño que involucraba a toda su familia inclinada ante él.

 

La verdad que esto nos enseña en los capítulos siguientes es que José se mantuvo fiel a las visiones de Dios, las tomó como parte de su vida y se mantuvo constantemente leal a Dios y a las personas. Dios cumple sus promesas en nuestra vida cuando somos fieles a él y a la visión que hemos recibido sin importar las adversidades.

3.- José enviado a buscar a sus hermanos.

 

     En las mesetas de Palestina central, los ganados vagaban por territorios extensos para encontrar forraje, el pastoreo era sin duda un trabajo peligroso, Jacob envió a sus hijos a apacentar las ovejas en Siquem (vr.12), más tarde envió  a José a buscar a sus hermanos en un viaje de aproximadamente 90 kms. Cuando José encontró a sus hermanos conspiraron contra él.

·       Los hermanos de José traman su muerte (vr. 18)

·       Planean el asesinato

·       Intentan destruir el futuro de los sueños de José (vrs. 19,20)

4.- José vendido a los madianitas

     Una vez que tramaron su plan y lo despojaron de su túnica, el trato de sus hermanos fue cruel debido a que lo arrojaron en una cisterna vacía donde podía haber sido mordido por alguna serpiente u otro animal del desierto. Arrojado a la cisterna quedo a expensas de muchos peligros, sin embargo por la intervención de Judá decidieron no matarle sino venderle a unos  madianitas que venía entre una caravana de ismaelitas. Los ismaelitas eran traficantes de mercancías desde Galaad hasta Egipto. Sus cargamentos consistían en aromas  y mirra un tipo de goma que brota de las hojas de un rosal llamado cisto. Los egipcios las compraban para embalsamar y para medicina. La variación de nombres madianitas e ismaelitas sólo se trata de dos nombres para las mismas personas, descendientes de Abraham.

     José fue vendido por veinte piezas de plata. No se trata de monedas, en realidad se trata de piezas de plata pesado en balanza. El precio normal de un esclavo en la época de Moisés era de 30 piezas de plata (Ex. 21:32).

Conclusión:

    La historia parece haber terminado en una tragedia al decidir ellos mentir a Jacob acerca del fin de su hijo amado. Parece aquí que los hermanos de José se identifican con los labradores malvados de la parábola del Señor Jesús. Jacob guardó luto por la supuesta muerte de José y aun cuando sus hijos quisieron consolarlo, él no quiso recibir esa consolación sino manifestó su deseo de descender al Seol en busca de su amado hijo José.  Descenderé enlutado junto a mi hijo hasta el seol: Esta frase quiere decir: Guardaré luto hasta que vaya a reunirme con mi hijo en el lugar de los muertos. José fue vendido por los ismaelitas a Potifar, un oficial de Faraón, Potifar era capitán de la guardia.