La Oración Sumosacerdotal

La Oración Sumosacerdotal

Escrito el 07/03/2019
Iglesia Rey de Gloria


Lección 19

Evangelio de Juan

Texto Básico: Juan 17:1-26


Es en el contexto de la última cena con sus discípulos, que Jesús dialoga con ellos y los confronta con una gran variedad de aspectos íntimos que constituyen su relación con él. Esta plática intima extendida va del capítulo 13 al 16 e incluye aspectos como: La grandeza del servicio, la traición de Judas, la negación de Pedro, el nuevo mandamiento, Jesús el camino, la verdad y la vida, la promesa del Espíritu Santo, Jesús la vid verdadera, el desprecio del mundo, la tristeza se convertirá en gozo y su victoria sobre el mundo.

Jesús concluye este bellísimo diálogo con sus discípulos llevándolos en intercesión ante el Padre celestial por medio de su Oración Sumosacerdotal en la que ejerciendo su oficio de Sumo Sacerdote presenta a Dios ante sus discípulos y a sus discípulos ante Dios. En el proceso de esta gran intercesión, Jesús deja establecidos los principios fundamentales de nuestra relación redentora (como su iglesia) con el mundo que nos ha aborrecido y nos aborrece.

1. En su presentación sacerdotal ante el Padre, nos establece la base sobre la cual nos debemos relacionar con el mundo (17: 1 - 8).

Hay un solo Dios (Jehová de los Ejércitos) y un sólo Mediador entre Dios y los hombres (su Hijo Jesucristo) (vr 3b)

El Padre y el Hijo comparten la misma esencia. Por lo tanto, Jesucristo es Dios (vrs 1 y 5).

El Hijo ha sido designado por el Padre para ser el único Salvador del mundo (vr 2).

La salvación consiste en "conocer al único Dios verdadero por medio de Jesucristo" (vr 3).

La prueba de que se tiene vida eterna es que se reciben las Palabras de Dios y se guardan y como resultado se entiende la relación entre el Padre y el Hijo (vrs 6, 7,8).

La obra de Cristo en la cruz representa el clímax de la glorificación del Padre, el principio y camino de la glorificación del Hijo y la redención del hombre “la hora ha llegado” (vr 1) “he acabado la obra que me diste que hiciese” (vr 4).

2. Al presentarnos ante el Padre, el Señor Jesús nos establece los principios que constituyen la esencia de nuestra relación con el mundo: (17:9-19) 

La frase preposicional "en tó kósmo" (en el mundo) que aparece en los vrs. 11, 12,13, nos habla de una actitud de:

  •  Localidad
  •  Solidaridad
  • Contextualización
  • Requisito básico para impactar al mundo para Cristo
  • Sujeción al ejemplo del Padre (3:16)
  • Sujeción al ejemplo del Hijo (vr 13)

La frase preposicional "eis ton kósmon", vr 18, nos habla de una acción comprometida que se convierte en:

  • Misión a fondo
  • Misión integral
  • Encarnación
  • Apostolado

¿Qué nos enseña "Como tú me enviaste... ¿así yo..." ?  

La frase preposicional "ouk ek tou kosmou" (no del mundo), vr 16, nos habla del equipamiento espiritual, de los recursos que Dios ha puesto en nuestras manos para que cumplamos con la actitud y acción que constituyen nuestra misión al mundo:

  •  Nuestra procedencia y origen es el Padre y el Hijo (18)
  • La santificación en la Palabra (17)
  • El apostolado de Cristo (18)
  •  La permanencia en Cristo (23)
  • La unidad (22, 23)
  • La proclamación de la Palabra (20)

Cuando Jesús intercede por los que habrán de creer por el testimonio del primer grupo (vrs 20-26), nos está estableciendo la esperanza con la que debemos acercarnos a este mundo:

  • Con fe que Dios está con nosotros
  • Con fe que así como hay muchos que nos rechazan, habrá muchos que recibirán la Palabra.