El nuevo nacimiento

El nuevo nacimiento

Escrito el 16/02/2019
Iglesia Rey de Gloria


Lección 6

Evangelio de Juan

Texto Básico: Juan 3:1-21


Introducción al Tema:

Es muy interesante notar la conexión entre el cap. 2 y el cap. 3 que ahora nos ocupa. Esta conexión es 2:23-25. Jesús sabía que esa emoción temporal que producen los milagros (el agua en vino en Caná) no es suficiente base en un ser humano. Como Dios que es, no se deja llevar por las apariencias; él conoce el corazón del hombre, por lo tanto, sabe cuál es su real necesidad. El capítulo 2 cierra con

“…él sabía lo que había en el corazón del hombre…”

y el capítulo 3 abre con

“…Había un hombre…”

Él sabe exactamente cuál es la necesidad de Nicodemo y cual la de la mujer samaritana.

Para la mayoría de los estudiosos  de Juan, el cap.3 es la parte central de su mensaje porque presenta el nuevo nacimiento, algo totalmente nuevo para los judíos (como lo demuestra Nicodemo con su confusión) y desconcertante para el mundo hasta el día de hoy. Jesucristo no vino a traernos otra religión, él vino a este mundo a cambiar al hombre, a transformarlo de adentro hacia afuera, a hacerlo nacer de nuevo.

En forma natural Juan divide esta enseñanza o exposición del Señor en dos partes. El dialogo histórico entre Jesús y Nicodemo 3:1-12 y luego la reflexión que el Señor hace basada en el dialogo 3:13-21. En el dialogo queda expuesta la necesidad y la naturaleza del nuevo nacimiento. En la reflexión Jesús expone la base de la realidad de este nuevo nacimiento.  

La lección

1. La necesidad del nuevo nacimiento (vrs. 1-5)

Es necesario nacer de nuevo para poder entender “el reino de Dios” (vrs. 1-3)

  • “Ver” significa entender
  • El “reino de Dios” es su gobierno, es su presencia, es la vida de Dios en el corazón del hombre, es Cristo mismo.
  •  Nicodemo era muy religioso, pero estaba totalmente perdido porque no conocía a Dios. La religión no lleva al hombre a conocer a Dios.
  • Nicodemo vino a Jesús de noche, es decir en completa confusión espiritual (Jn. 9:4; 11:10; 13:30) Se dirige a Jesús como Rabí (maestro).
  • Lo que prueba que Nicodemo no sabe quién es Dios. Pero Jesús conoce su necesidad y es por ello que le contesta en el vr.3,

“lo que tú necesitas es nacer de nuevo” 

 

Es necesario nacer de nuevo para poder entrar en el reino de Dios (vr.5) esto es:

  • Es necesario nacer de nuevo para poder tener el gobierno de Dios,  su vida en el corazón.
  • Como consecuencia, es necesario nacer de nuevo para tener la vida eterna.

2. La naturaleza del nuevo nacimiento (vrs. 6-12)

  •  El nuevo nacimiento es la transformación o regeneración del hombre interior, que recibe en el corazón  la implantación de la vida de Dios y  su nueva naturaleza (Ro. 6:4-6; 2ª. Pe. 1:4 )
  • El nuevo nacimiento es un milagro (vrs. 4, 7,8). Es algo extraordinariamente sobrenatural,

El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; más ni sabes de donde viene ni a donde va…así es todo aquel que es nacido del Espíritu…”

 Pero es un milagro de Dios (vrs.5 y 6). El hombre no puede cambiarse a sí mismo, solo Dios puede cambiar al hombre. Esto es lo que quiere decir el Señor con:

“el que no naciere de  agua y del Espíritu...” “Lo que es nacido de la carne, carne es; lo que es nacido del Espíritu, espíritu es”.

El agua es una referencia al bautismo de arrepentimiento de Juan el Bautista, que se encuentra en el contexto inmediato. Por lo que el agua es símbolo de arrepentimiento. “Del Espíritu” significa que ese cambio lo produce Dios por medio de su Espíritu. Es decir, el nuevo nacimiento es la implantación de la vida de Dios en el hombre sobre la base de su arrepentimiento.

3. La base del nuevo nacimiento (vrs. 13-21)

El inmenso amor de Dios (vrs. 13, 15,21)

 La genuinidad de su amor reside en el hecho de que El toma la iniciativa, El nos amó cuando nosotros no lo amábamos a El.

La profundidad y realidad del amor de Dios queda patentizada en el hecho de  que Él  “dio a su único Hijo

La muerte expiatoria de Cristo en la cruz (vrs.14,15)

La fe del hombre (vrs. 15, 16,18)

Para que todo aquel que en El cree

el hombre necesita creer en éste milagro de Dios hacia la humanidad perdida y muerta. Ese es el testimonio del apóstol Pablo en su nuevo nacimiento

Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados...por gracia sois salvos...” (Ef. 2:1-9)