Contra el Afán

Contra el Afán



Lección 9

El Sermón del Monte

Pasaje Básico: Mateo 6: 25-34


Introducción a la Lección:

 A lo largo del Sermón del Monte el Señor ha venido hablando de la relación que todo discípulo suyo deberá mantener con los bienes materiales. Su mandamiento ha sido que los bienes materiales deberán ser poseídos y usados por el discípulo de Cristo para la satisfacción genuina de las necesidades fundamentales, tanto personales como las de los demás. Los bienes materiales jamás deberán poseer y usar al discípulo de Jesucristo.

     Al continuar el Señor con su tema, toca un aspecto más. Ahora Jesús enfoca la angustia que en la relación con los bienes materiales se genera cuando esa relación es de dependencia en vez de ser de uso y ese cuadro de dependencia en el presente se proyecta al futuro.

La Lección:

1. Lo que es el Afán (vr- 25).

Cuando el Señor habla aquí de no afanarse no está mandando que seamos irresponsables, indiferentes o flojos ante nuestras responsabilidades.

La palabra "afán" es la traducción de la palabra griega “merimná” que hace referencia al pánico o la angustia que paraliza, quita el sueño, el apetito y altera el funcionamiento del organismo.

2. El no Afanarse es un Mandamiento del Señor Jesús (vr-25).

  • El verbo es "merimnáte" y aparece en presente de imperativo.

La razones por las que es un mandamiento:

  • El afán no ayuda en nada (vr.27). No cambia el pasado, no cambia el presente y ciertamente, no cambia el futuro.
  • Es falta de confianza en Dios (vr.30).
  • El afán daña integralmente. Paraliza, volitiva, emocional y espiritualmente al hombre al atemorizarlo y encadenarlo al temor. Lo enferma físicamente.

3. El Origen del Afán.

 ¿Qué nos dicen de su origen la declaración del vr.25?

"Por tanto...

y la respuesta que nos da el vr. 33?

Es evidente que el afán lo genera la violación al orden de prioridades establecido por Dios: El reino de Dios y su justicia primero y luego en segundo lugar las añadiduras.

Los "gentiles" (inconversos) por naturaleza viven violando este principio (vr.32).

4. La razón por la que debemos confiar en Dios (vrs.26-30).

Si el origen del afán está en la falta de fe y de sometimiento a Dios, la solución está en poner nuestra confianza y obediencia en El.

Por medio de la ilustración de las aves y de los lirios del campo, el Señor Jesús nos está diciendo:

  • Que la vida que Dios da, la mantiene y la sostiene hasta el final.
  • Que todo aquello que depende irremisiblemente de Dios, Dios nunca lo abandona. Los animales y las plantas no dependen de sí mismos ni de nadie más, excepto de Dios y esa es la razón por la que Dios los sostiene.
  • Cuando el Señor dice:

"¿No es la vida más que el alimento y el cuerpo más que el vestido?" 

nos está diciendo que si Dios nos dio lo que es primario (la vida y el cuerpo), ¿no nos dará juntamente con ello lo secundario?

5. Sobre la confianza en Dios se levanta la estrategia para ser libres de la tiranía del afán.

Necesitamos alzar nuestros ojos y ver a nuestro alrededor y descubrir y reconocer la estructura de la fidelidad de Dios:

o   En la naturaleza Dios es fiel (animales y plantas)

o   En nuestra propia vida ¿nos ha fallado alguna vez? Salmo 42:6 e Isaías 26:1-9.

Confiemos en el Señor, tengamos fe en El:

o   Buscando primeramente su reino que es su gobierno personal en nuestra vida.

o   Buscando su justicia que es la práctica en nuestra vida diaria del gobierno de Dios en nuestra vida.

o   Lo que implica el cumplimiento fiel de nuestras responsabilidades y dejarle a Dios el resto.

o   Vivamos un solo día a la vez (vr.34). Esto significa la vivencia del presente con responsabilidad.