Conclusión

Conclusión



No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta. 

Romanos 12:2

Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica. 

Efesios 2:10

Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante. Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien, por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. 

Hebreos 12:1-2

Para comenzar este tiempo de reflexión te invitamos que leas también en tu Biblia el siguiente pasaje: Romanos 8: 31-39

Cómo tú, cada día siento que lidio con más de lo que puedo, y dependo de Dios para que renueve mi mente. Su verdad es mi plan de batalla. Sigo creando trincheras de verdad que reemplacen baches, para crear un camino con pensamientos que me guíen a la vida y la paz. 

¿Dónde necesitas a Jesús ahora? 

¿Qué parte de tus pensamientos se quedan cortos para alcanzar Su verdad que da vida? ¿Estás atascado en un bache negativo, doloroso y venenoso? ¿Qué harás? 

Utilizarás las cuatro herramientas que Dios nos ha dado para cambiar nuestros pensamientos y ganar la batalla en nuestras mentes: (1) El principio de sustitución, (2) El principio de reconfiguración, (3) El principio de redefinir, y (4) El principio de regocijo. 

Removerás la mentira y la reemplazarás con la verdad. Tenemos un enemigo que busca destruirnos con mentiras. Nuestra debilidad es creerle y eso afecta nuestras vidas como si fuese verdad. El problema es no darnos cuenta de que hemos creído mentiras. Espero que hayas identificado las que necesitas desechar. 

  • Crearás nuevas trincheras con la verdad. Nuestras mentes tienen vías neuronales, surcos mentales que creamos al pensar repetidamente los mismos pensamientos, que provocan una respuesta automática a estímulos externos. Para detener un comportamiento, necesitamos remover la mentira detrás de esto y reemplazar la vía neuronal. Cavamos agujeros de la verdad. ¿Cómo? Al renovar tu mente con la verdad de Dios. 
  • Vas a definir. No podemos controlar lo que nos sucede, pero sí cómo lo percibimos. Todos tenemos sesgos cognitivos que nos hacen ver las cosas en formas que no reflejan la realidad. Pero tenemos el poder de hacer un reajuste cognitivo, cambiando la forma de ver el pasado y el futuro.
  • Cambiarás tu perspectiva a través de la oración y la adoración. Es fácil sentirnos abrumados por todo lo que pasa, pero al llegar al límite, Dios es suficiente. No solo es suficiente, sino que está cerca. Permanecemos conscientes de su presencia y eso nos lleva a orar. Orar cambia nuestra mente, como también lo hace la adoración. Lo adoramos por quién es, aún si no pasa lo que queremos. Mientras lo adoramos, Él se muestra y nos da paz. 

Hoy decide no pensar como el resto. Permitirás que Dios renueve tu mente. 

En lugar de obsesionarte con lo que ves, fija tus pensamientos en Jesús. Él te formó, te sustentará, llevará, fortalecerá y dará poder para hacer lo que te llamó a hacer. 

Eres más que vencedor en Cristo. Dios es más que suficiente y nada te puede separar de Su Amor. Déjalo que cambie tu modo de pensar y cambiará tu vida. 

Lectura complementaria: 

Hebreos 13:5-6