¿Muy Ocupado para Servir a Jesús?

¿Muy Ocupado para Servir a Jesús?



Así que (María) dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en la posada.

Lucas 2:7 (NVI)

Un año cuando nuestros hijos eran pequeños, mi esposa decidió que yo debería elegir el lugar donde pasaríamos las vacaciones. Yo decidí que quería tener unas vacaciones espontáneas sin ninguna planeación. Como pastor y líder, cada día de mi vida está planeado. ¡Planear unas vacaciones no me parece divertido!

Cuando estas casado y con hijos unas vacaciones espontáneas no son buena idea. Sin hacer ningún plan las primeras cinco noches de vacaciones dormimos en cinco ciudades diferentes. Durmiendo cuatro de las cinco en nuestro automóvil ya que no pudimos encontrar un hotel con cuartos disponibles. Mis hijos no eran campistas felices. En la quinta noche, decidimos planear con anticipación. 

Esas vacaciones me ayudaron a entender lo que significa en la Biblia cuando en la historia de la primera Navidad se dice que no había “alojamiento disponible” para María y José. 

La venida del Dios Eterno y Mesías prometido había sido anticipada por miles de años. Las profecías predijeron la verdad de que el Salvador del mundo iba a venir. Su nacimiento sería tan importante que dividiría la historia en Antes y Después de Cristo. De hecho, tu fecha de nacimiento está fechada en relación con el nacimiento de Jesús. 

Pero cuando el hijo de Dios vino al mundo, no había lugar para Él. El posadero perdió una oportunidad única. Si Jesús hubiera nacido en uno de sus cuartos, el posadero podría haber tenido la bendición de recibir la visita de ángeles, y una adoración celestial en su posada que podrían haber cambiado su vida para siempre, pero no tuvo un cuarto para Jesús. 

No podemos ser duros con el posadero por no tener espacio para Jesús. Nosotros lo hacemos todo el tiempo. 

Todos nos resistimos a darle la importancia que se merece en nuestras vidas. Llenamos nuestro horario con actividades que son insignificantes comparadas con Jesús. Gastamos el dinero en el dispositivo más nuevo y no tenemos nada para dar al trabajo de Dios en el mundo. Gastamos todo el tiempo avanzando en nuestras carreras y decimos que no tenemos tiempo para ayudar a otros en la iglesia y en la comunidad.  

A medida que te preparas para celebrar la Navidad este año, hazte esta pregunta: ¿He dejado espacio en mi posada para Jesús? 

Este tiempo de Navidad es una oportunidad única para darle tiempo en nuestra agenda a Jesús. Estos devocionales son tan solo una oportunidad de muchas más que tendremos para servir a Jesús, para buscarle en oración y rendirle nuestra voluntad, para adorarle en las reuniones de la iglesia, y para agradecerle junto con nuestras familias en la cena de Navidad. 

Pidamos a Jesús que cuando Él nos visite en esta Navidad, encuentre un lugar en nuestro corazón, y que nos demos cuenta de que Él está aquí.