Rinde lo que no puedes controlar

Rinde lo que no puedes controlar



Ya lo ves: Su fe y sus obras actuaban conjuntamente, y su fe llegó a la perfección por las obras que hizo.

Santiago 2:22 NVI

Para atravesar los tiempos de crisis con tu salud emocional intacta, necesitas aprender cómo controlar lo que es controlable y confiar en Dios en todo lo demás. 

Dios está activo en tu salud mental, física, y emocional. Él quiere que tu hagas decisiones sabias basadas en su dirección por medio de la Biblia y la oración. 

Y entonces, cuando te encuentres con algo que no puedas controlar, puedes rendirlo a Dios y confiar en que Él lo resolverá para bien. 

Hay un gran ejemplo de esto en la Biblia con Abraham: “Ya lo ves: Su fe y sus obras actuaban conjuntamente, y su fe llegó a la perfección por las obras que hizo.” (Santiago 2:22 NVI)

Ahora, es fácil caer en los extremos con esto. Por ejemplo, puedes decir que todo depende de Dios y actuar pasivamente al punto en el que ya no haces nada. Por otro lado, puedes comportarte como si Dios no tuviera parte activa en tus decisiones y asumir que todo depende de ti. Ambos extremos están mal. 

Mantener una buena salud física, por ejemplo, requiere un balance. Lo mismo ocurre para la salud emocional. Encuentra un balance que te ayude a reconocer lo que está en tu control, y entonces procura realizar decisiones sabias basadas en la guía de Dios mientras lees Su Palabra y hablas con Él por medio de la oración. Y, aprende a rendir y a soltar aquellas cosas que solo Dios puede controlar. 

Muchas veces queremos controlar las respuestas de los demás, sus acciones, sus palabras, sus decisiones, etc. y otras veces, quizá las acciones de nuestra comunidad o sociedad han resultado en maldad y en dolor para el mundo, o para nosotros mismos. A veces llegamos a pensar: “desearía que nada de esto hubiera pasado.”

En los días difíciles, hay muchas cosas que a nosotros no nos toca decidir o controlar. Solo podemos decidir que hacer con el tiempo que Dios nos ha dado a cada uno de nosotros, y cómo aprovecharlo mejor. Todo lo que tienes que hacer es decidir que hacer con el tiempo que te ha sido dado. 

Hay muchas cosas en la vida que no puedes controlar. No puedes controlar lo que suceda durante los tiempos de pandemia o crisis, y cómo el gobierno o las personas deberías actuar. 

No puedes controlar las circunstancias de la vida, pero puedes elegir como responder a ellas – y eso hará la diferencia. Dios siempre está ahí para ayudarte a tomar decisiones sabias. 

Reflexión y oración: 

¿Cuáles son aquellas cosas que no puedes controlar hoy y que causan que estés estresado porque quizá has tratado de controlarlas? Toma unos minutos para orar y decirle a Dios: “Te rindo esta situación, solo Tú sabes lo mejor y tienes el control.” 

Pidamos a Dios que nos haga buenos administradores de los recursos que Él nos ha dado, para aprovechar el tiempo que tenemos hoy. Pero también pidamos que nos de un corazón humilde para no tratar de forzar a las personas o las situaciones de acuerdo con nuestra voluntad. 

Pidamos a Dios que nos haga una comunidad de fe, que encontremos ese balance donde nuestras obras y nuestra fe actúen en conjunto para avanzar en la vida cristiana.