Las personas necesitan Gracia, más que nunca

Las personas necesitan Gracia, más que nunca



Y Él da gracia con generosidad. Como dicen las Escrituras: 

“Dios se opone a los orgullosos pero da gracia a los humildes.”

Santiago 4:6

Para enfrentar temporadas de crisis o de caos social, tú necesitas tratarte a ti mismo, y tratar a las demás personas, en la manera en la que Dios te trata a ti: con gracia, misericordia, y perdón. 

La gracia significa que Dios te da siempre lo que necesitas, no lo que te mereces. Si tu hubieras recibido lo que mereces ni siquiera estarías aquí. “Pero él nos da mayor ayuda con su gracia. Por eso dice la Escritura: Dios se opone a los orgullosos, pero da gracia a los humildes.” (Santiago 4:6) 

Dios se opone a los orgullosos y a los arrogantes porque ellos piensan que pueden hacerlo todo por ellos mismos, separados de Dios. Ellos no piensan que necesiten a Dios ni su gracia. Ellos encaran la vida -incluso los momentos de confusión- con la mentalidad de: “si así va a ser, depende de mí.” 

Pero cuando tu eres humilde y admites que no puedes afrontar las situaciones difíciles por tu propia cuenta, Dios abre las compuertas del cielo. Él derrama de su gracia sobre ti. Y Él espera que aquellos que han recibido su gracia sublime demuestren la misma gracia para los demás. 

Todos hemos enfrentado tiempos duros. Y para mantener tu salud emocional necesitas dejar de presionarte un poco a ti mismo, pero también debes hacer lo mismo con otros. La gente se encuentra estresada, particularmente los millones de personas que no tienen trabajo, y se preocupan por el futuro. Incluso hay muchas personas que no saben lo que van a hacer mañana mismo. Así que se bondadoso, y se gentil. Incluso las personas más complicadas o difíciles de amar están batallando con alguna situación ahora mismo, y necesitan de tu gracia. 

Pero ofrecer gracia, eventualmente necesitará mucha humildad. Cuando las tensiones se elevan, es más fácil devolver mal por mal, dar una respuesta agresiva, no otorgar el beneficio de la duda, y hablar antes de escuchar. 

Tu prójimo necesita de tu gracia. Tus hijos necesitan de tu gracia. La persona con la que tienes desacuerdos de algún tipo necesita de tu gracia. El mundo está a la defensiva, y no hay nada que desarme más a las personas que cuando reciben gracia en forma inesperada. 

Dios te ha dado mucha gracia. Ve, y extiende esa gracia hacia otras personas para que reciban un destello de lo que Jesús a hecho por ellos, y de cuánto los ama. 

Reflexión y oración:

Muchas conversaciones que tendrás en este día se enfocarán en algunos temas sensibles. ¿Cómo pueden la humildad y la gracia hacer esas conversaciones más productivas? Pidamos al Espíritu Santo que nos ayude a controlar nuestras conversaciones, para conducirlas todas en la paciencia, en la gracia, y en el amor de Jesús, hacia todas las personas. 

¿Porqué la gracia es algo que la mayoría de las personas no esperan recibir? Pidamos a Dios que haga brotar de nuestro corazón hacia otros la gracia que él nos ha dado. 

¿En que área de tu vida necesitas demostrar mayor gracia? Toma un tiempo para pedirle a Dios que te recuerde de la gracia que te ha dado para que tu puedas tratar igual a los demás.