Entrada Triunfal para niños

Entrada Triunfal para niños

Escrito el 09/04/2020
Iglesia Rey de Gloria


Piensa por un momento en un burro... ¿qué es lo primero que te viene a la mente? ¿un animal feo y medio despeinado? ¿un símbolo de torpeza?;  ¿alguna vez  has visto a un burro siendo héroe de algo? ¿O cómo el acompañante de algún superhéroe? 

Nadie le daría mucho valor a un burro ¿cierto? los príncipes y reyes de los grandes cuentos de hadas no se suben a un burro, usan un corsel, un caballo magnífico que refleja su poder y autoridad.

Cuando Jesús vino a la tierra, muchos lo rechazaron porque no era como ellos esperaban que fuera; no decía lo que esperaban que dijera y no actuaba religiosamente, como los religiosos querían que actuara.

Jesús era judio y como todos los judios celebraba la Pascua (¿recuerdas lo que vimos de la Pascua?) una semana antes de esa celebración Jesús llegó a la ciudad más importante de su país: Jerusalén. 

Había una profecía-escrita cientos y cientos de años atrás- que hablaba del momento en que llegaría el Mesías. Y esa profecía estaba a punto de cumplirse.

Jesús mando a traer un burro ¿¡qué, un burro!? ¿por qué no un caballo? ¿o un carro deportivo? ¿porque no hizo su entrada como Mesías volando como Superman? ¿por qué no dejó que los ángeles lo cargarán y tocaran trompetas para que todos vieran que él era el rey? 

Jesús necesitaba usar un burro para enseñarnos que el no es como nosotros queremos que sea. Lo que tu y yo pensemos acerca de Dios no lo cambia.

El domingo anterior a la Pascua aquellas personas querían un rey lleno de esplendor pero el mundo necesitaba un salvador humilde y obediente. 

Dios nos da siempre lo que necesitamos. No lo que queremos.

Tal vez en este tiempo estamos cansados de estar en cuarentena, aislados, sin salir, preocupados por lo que va a pasar el día de mañana, o por cuando va a terminar este tiempo dificil.  Pero tal vez Dios sabía que necesitabamos este tiempo. No lo queríamos, pero lo necesitabamos. Así como hace años pasó. No querían a un rey humilde entrando en un burrito, pero era el rey amoroso y compasivo que todos necesitabamos. 

ACTIVIDAD: CUENTA-CUENTO DE UN BURRO

Lean juntos el cuento dando click aquí