¡La peor de las pandemias!

¡La peor de las pandemias!

Escrito el 08/04/2020
Iglesia Rey de Gloria


Una de las cosas que pueden ser más difíciles de enfrentar en una pandemia es que no puedes ver en donde está el peligro. No sabes que está contaminado o que está verdaderamente limpio.No tener la certeza de algo puede ser muy estresante.

Así son los virus, invisibles. Puedes estar rodeado de ellos y aún así no saberlo. Puedes tocar algo infectado y no lavarte las manos y eso es suficiente para llevarte el virus- tal vez no te des cuenta en el momento- hasta que hacen lo suyo dentro de ti y muestras síntomas... pero para ese punto ya es demasiado tarde, ya estás enfermo, y si no haces algo (tomar medicina o que tú sistema inmunológico reaccione) puedes enfrentarte incluso a la muerte.

Así también es el pecado. A veces usamos palabras o tenemos actitudes o hacemos algo que no nos parece tan malo y no dejamos que Jesús nos lave a través de abrirle nuestro corazón en oracion y rendir nuestra voluntad. Y se queda el pecado en nuestro corazón. A veces pasan los días y parece que no estamos enfermos de pecado...hasta que empezamos con los primeros sintomas:

  ...no son fieles en el matrimonio, tienen relaciones sexuales prohibidas, muchos vicios y malos pensamientos.  Adoran a dioses falsos, practican la brujería y odian a los demás. Se pelean unos con otros, son celosos y se enojan por todo. Son egoístas, discuten y causan divisiones. Son envidiosos, se emborrachan, y en sus fiestas hacen locuras y muchas cosas malas...

(Gálatas 5:19-21. TLA)

¿Te sientes identificado con alguno?

¿Tal vez con más de uno? 

¿Identificas alguno en la vida de tus hijos?

El problema es que con estos síntomas y con esta enfermedad:

..."los que hacen esto no formarán parte del reino de Dios" (Gálatas 5:21, TLA)

Entonces, ¿qué hacemos? ¡todos hemos tenido por lo menos uno de esos síntomas!

A diferencia de algunos virus que parecen no tener cura, el pecado tiene la cura más efectiva que existe y también es la cura más cara que alguien más pagó para que tú y yo podamos evitar la muerte.

Conforme se acerca Semana Santa y recordamos el sacrificio que Cristo hizo para salvarnos de la más terrible pandemia que ha azotado el mundo desde la desobediencia de Adán y Eva; estaremos compartiendo diario algunas actividades para que puedas explicarles a tus hijos de manera sencilla pero llena de poder en el espiritu la realidad de nuestra necesidad de conocer a Jesús y recibir su salvación.

No importa si son una familia que lleva años en la iglesia, o si está es la primera vez que escuchan algo así. El Espíritu Santo quiere preparar nuestros corazones para transformarlos y llenarlos de amor verdadero, paz verdadera, gozo y más de su fruto para experimentar la vida que Dios diseño para nosotros.

 Actividad: Un corazón enfermo

1. Descarga el PDF adjunto e imprimelo para que puedan colorearlo tus hijos. (Si no tienes impresora ¡no te preocupes! En una hoja dibuja un corazón para que lo coloreen.)

2. Mientras lo hacen platiquen qué sintomas tienen cuando les da gripa- o coronavirus- seguro tienen en mente esos síntomas (dolor de cabeza, de garganta, etc) 

3. Explicale que asi como hay virus que entran en nuestro cuerpo, también el pecado entra en nuestro corazón y lo enferma, dile cuales son algunos de los sintomas (enojo, celos, envidias, etc) intenta generar un ambiente en donde le sea facil contestarte si alguna vez ha tenido esos síntomas

4. ¡Cuentale la cura! Recuérdale que esta semana es muy especial porque recordamos lo que Jesús hizo por nosotros para limpiarnos el corazón y sanarlo de esa terrible enfermedad. 

***Si tu hijo es preadolescente hagan solo la actividad a partir del punto 2


¿Quieres saber más de lo que el Espíritu Santo quiere hacer en tu corazón y en el de tus hijos?  ¡Busca la presencia de Dios con esta serie devocional!



¿Esto podría ayudar a alguien más? Puedes compartirlo y llevar el mensaje de salvación al mundo


¿Te gustaría recibir más devocionales, reflexiones y predicaciones? Suscríbete aquí


pandemia-para imprimir pandemia-para imprimir